Casación que desespera

El 16 de junio del 2016 fue sentenciado a 5 años de cárcel y al pago de S/. 1'309,000 de reparación civil. El 28 de marzo del 2016 fue capturado en Lima, gracias al sistema de recompensas que promovió el estado. En su triste celda parece haber perdido la fe y esperanza de salir incólume de toda culpa.

 

 

La Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia admitió a trámite el recurso extraordinario de nulidad (casación), interpuesto por la defensa del ex gobernador Regional de Ayacucho Wilfredo Oscorima Núñez. Sin embargo, la fecha de la audiencia pública para revisar el tema de fondo recién se fijará en los próximos días.

En esa audiencia pública de vista de la causa (expediente Nro. 23 – 2016), los abogados del sentenciado Oscorima expondrán oralmente sus informes con la finalidad de reforzar el pedido de nulidad de la sentencia. El procurador también hará lo propio para que la casación se declare infundada.

Escuchado el informe de ambas partes, el pleno de la Sala Penal dejará al voto para que cada uno de los cinco miembros de la Sala tome una decisión jurisdiccional. Sin embargo, según estiman algunos penalistas, la resolución saldría dentro de dos meses, ahí recién se sabrá si se declara fundada o infundada la casación.  

En su escrito, la defensa legal de Oscorima aseguró que hubo vicios e irregularidades en el proceso judicial, debido a que no se consideraron algunas pruebas de descargo. 

En cambio la procuraduría señala que el proceso judicial se llevó con regularidad y los magistrados de la Sala Penal de Ica han confirmado la sentencia.

MÁS VERDE QUE EL ARBOLITO

Mientras tanto, desde hace algunas semanas, los adláteres y áulicos del sentenciado vienen especulando con elucubraciones ditirámbicas señalando: Wilfredo Oscorima vuelve a la región Ayacucho. Este rumor también ha despertado el interés de algunos ex funcionarios quienes estarían preparándose para volver a la región.

Según abogados penalistas, que el pleno de la Sala Penal lo declare fundada la casación está más verde que el arbolito del movimiento Alianza Renace Ayacucho, agrupación política con la que Wilfredo Oscorima postuló y se reeligió en el cargo, en el 2014. 

Lo dicen por una sencilla razón. Desde que fue confirmada su sentencia, Oscorima pasó a la clandestinidad y el tema se mediatizó. No se puso a derecho sino que fue capturado y el Estado pagó 50 mil soles de recompensa el informante que dio las coordenadas de su ubicación. 

Fuentes muy confiables nos han señalado que, si la casación sale a su favor, Oscorima ya no estaría dispuesto a retomar el cargo en el gobierno regional, no solamente por ser un ex convicto, sino por estar decepcionado de sus asesores y la misma enfermedad que tiene. En este caso, el pleno de Consejo Regional tendrá que vacarlo por inasistencia injustificado.

Pero, si o si tendrá que venir constantemente a la ciudad de Huamanga para enfrentar las numerosas denuncias que se encuentran judicializadas, con acusación fiscal y en etapa de juzgamiento, por los presuntos delitos de malversación de fondos, peculado, negociación incompatible y otros. 

TRISTE CELDA

Como se sabe, Wilfredo Oscorima es un preso más del penal Cristo Rey de Cachiche de Ica, tras ser sentenciado a cinco años de prisión por ordenar la compra de maquinarias por 20 millones de soles, en el 2011, burlando los controles de los procesos de adquisiciones, al amparo de una declaración de emergencia que nunca existió.

Mientras espera el veredicto del tribunal, Oscorima pasa su tiempo viendo programas de televisión, lee periódicos y hasta llenando crucigramas para superar la crisis emotiva. También lee libros y estaría estudiando.

En prisión está experimentando la igualdad que hay entre ser ricos y pobres, pues de nada sirve ser rico cuando estas privado de tu libertad, que es el don más preciado de los humanos.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar